miércoles, 24 de julio de 2013

"Empezar contigo el desayuno"


Hoy sonó Radio3 como despertador, una canción por la que no merecía la pena posponer la alarma, se quedó puesta mientras hacía los primeros quehaceres del día.
Al mirar el móvil lo primero que hice fue leer Twitter, para no variar, y la cuenta de @Fnac_Callao me recordó un poema que leí por primera vez hace unos meses desde la cama.
Se trata de una poesía  de Luis Alberto de Cuenca, poeta contemporáneo, titulada “El desayuno”.

"Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre 
y llego tarde al cine por tu culpa. 
Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas, 
 o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes,
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.
Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas, 
cuando llena de vida, te despiertas,
y lo primero que haces es decirme:
'Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno'."
"El desayuno"
Luis Alberto de Cuenca.

¡Parece mentira cómo cambia la vida de un día para otro! Hace unos meses estaba leyendo este poema, a punto de ponerme en marcha para trazar los planes de ese fin de semana. Qué íbamos a hacer desde que llegase el medio día de ese sábado hasta la mañana del lunes siguiente. De cuántas horas sería la siesta en el sofá que se prolongaría en la cama. Qué día pediríamos pizza para cenar porque no nos iba a dar tiempo a preparar otra cosa. Recuerdo lo muchísimo que me gustaba desayunar esas mañanas, sin dobles sentidos, encargarme de las tostadas y que sonase música. . . Bueno, esas cosas.

A veces pienso que el paso del tiempo me atormenta demasiado, tanto que ni si quiera dejo tiempo para poner solución a no aprovecharlo. Puede que esta obsesión asuste al resto de seres humanos que me rodean. Estar a tres días de cumplir los 21 me está volviendo loca.

Me propongo sacar algo bueno de hace unos meses y dejar esta absurda manía de lado para aprovechar un poco más cada momento, que se supone que cada parte tiene algo bonito y como dice la mujer más bonita del mundo, “hay que aprovecharlo, porque la vida, de repente, pasa y no sabes por dónde se ha ido. No puedes perder el tiempo atormentándote por cualquier chorrada. La vida está ahí para exprimirla.”

El hombre y la mujer de mi vida.

"Adiós las manos que se buscaban." Sidonie.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe las entradas en tu email