domingo, 15 de diciembre de 2013

El miedo a equivocarnos

Práctica: 8
Fecha: 13 de Diciembre de 2013

Miriam Martínez y eso que necesitaba escuchar.


El pasado viernes 13 de diciembre Miriam Martínez, directora de arte, nos dio una dosis de motivación, algo que llevamos necesitando desde primero de carrera, pero que este año era más necesario que nunca.
Acaba la universidad y ¿ahora qué?
Mucha gente nos dice que si no sabemos qué queremos hacer, qué camino queremos seguir, en el último año, estamos perdidos o que quizá la publicidad no es lo nuestro.

Miriam nos tranquilizó. Al salir tendremos miedo a todo, pero hay que vencerlo. No sabremos dónde queremos ir, pero las oportunidades nos ayudarán a elegir. Daremos muchas vueltas hasta tener las cosas completamente claras, pero cada experiencia nos hará crecer y conocernos un poco más. Algo importante a tener en cuenta es que, después de estos cuatro años, la formación sigue, es imprescindible no dejar de formarse y más en los tiempos que corren que la publicidad, al igual que otras muchas cosas, evoluciona a un ritmo desorbitado y hay que evolucionar con ella.



Creatividad, ¡qué bonito nombre tienes!

¿Dónde se esconde la creatividad?
“No soy creativa”, ¿cuántas veces habré hecho esa afirmación? Millones, y probablemente la mañana del viernes 13 de diciembre, al levantarme, volví a repetirla, ¡pero no más! Al menos durante una semana tengo prohibido decirlo.

La creatividad es entrenable, es trabajo. Es cierto que hay genios de la creatividad, pero no hay nadie que no tenga creatividad en su interior, algunos lo tendrán más fácil que otros, pero con trabajo puedes conseguir grandes cosas.

Miriam nos presenta el talento como la suma de Trabajo, entusiasmo y tiempo. Hay que tener ganas de trabajar, muchas ganas. Levantarte entusiasmado de hacer cosas, y por supuesto, ser constante. La constancia es muy complicada. Cuando haces “algo” es posible que haya críticas negativas sobre tu trabajo, pero eso es imprescindible para seguir creciendo y mejorando, no hay que venirse abajo. Todo el mundo comete errores.  Trabajando con ganas y dedicándole suficiente tiempo entrenarás tu creatividad.

El miedo a equivocarnos está ahí desde tiempos inmemorables y el miedo al folio en blanco desde que me senté en la mesa y quise crear algo. “El miedo al folio en blanco se vence lanzándote, pensando ¿Qué me apetece hacer hoy?” Buscar algo que nos inspire cada día es importante, buscar estímulos nuevos, nuevas metas. “Aprende a mirar con otros ojos”. La gente más creativa se diferencia porque es capaz de ir más allá de lo convencional. Son capaces de buscar la diferenciación, ver las cosas de un modo diferente al resto.







Heinz ha sido capaz de hacer una sencillísima gráfica. No es el ejemplo que Miriam nos puso en clase pero nos sirve. Heinz, hecho con tomate natural. Simple, sencilla.
“Nada crece como el kétchup Heinz.”








Hemos quedado en que la creatividad es algo que se puede ejercitar, algo así como un músculo. Y ¿Cómo ejercitamos el músculo de la creatividad? Absorbiendo  todo lo que nos rodea. Leyendo, escribiendo, escuchando, dibujando… cualquier estímulo que se nos presente hay que absorberlo. Eso nos dará tablas para crear.

¿Dónde captar estos estímulos? En la vida diaria, pero fuera de tu zona de confort. En la zona de confort se está tremendamente a gustito. Es como estar en el sofá con tu manta y tu taza de café una fría tarde de invierno, mientras por la ventana ves gente congelándose fuera. Así que como estás en la gloria te estableces, no creces. Si quieres crecer tienes que quitarte la manta, ponerte el abrigo y salir fuera, donde están todas esas cosas que debes absorber para crecer, donde obtendrás conocimientos de todos los aspectos, todos los campos. Algunos de estos estímulos que absorbemos también los robamos, consciente o inconscientemente. Esto es necesario. Coger matices, tendencias, pequeños detalles de otras creaciones y hacerlas nuestras.



Algo que no siempre tenemos en cuenta, es que existe un espejo que refleja nuestra forma de ser en el trabajo que realizamos. “Tú = Espejo”. Como somos en nuestra vida cotidiana seremos en el mundo laboral. Esto implica que, si en la vida diaria somos desordenados, descuidados, en la vida laboral lo seremos igual. Es importante centrarse, ser ordenados, constantes y responsables para poder triunfar. Triunfar, ¿cómo podemos triunfar?

Miriam nos contó “El Cuento del Gurú” que, en resumen, la moraleja de la historia es “cuando de verdad lo desees, triunfarás”. (Y recuerda que para triunfar, tener talento, hay que trabajar, ser constante, tener entusiasmo y dedicarle tiempo)

Para que tengamos entusiasmo por dedicarle tiempo al trabajo debemos hacerlo divertido. A veces nos tocará trabajar sobre cosas realmente “chulas”, pero no siempre. Hacer de tu trabajo diario algo divertido supondrá una motivación que nos dará ese empujón que necesitamos.

¡Ah, casi se me olvida! También sabe lo asustados que estamos con la situación actual del país, la crisis, y todas esas cosas que tantas trabas nos ponen a lanzarnos a hacer eso que nos gusta. Ella venció ese miedo y se lanzó a “La Ilustración”, algo a lo que siempre había querido dedicarse (Valiente y admirable decisión) y nos aconsejó mostrar todas nuestras creaciones, sean lo que sean. Da igual si son “una mierda”, no importa. Defender lo que es nuestro es algo que debemos aprender, tener seguridad en nosotros mismos y demostrarlo. Nos animó a vencer el miedo, vaya.


GRACIAS MIRIAM



“La clave del arte es hacer lo que no se sabe hacer, porque lo que se sabe hacer ya está hecho. Y el que hace lo que sabe hacer, está perdiendo el tiempo.” Eduardo Chillida.


Aquí os dejo un enlace por si queréis echar un vistazo a su trabajo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe las entradas en tu email