sábado, 22 de marzo de 2014

Tenemos banda sonora para hacerlo lento


Fuera está el mundo que juega a quererse
y nos tenemos para jugar a querernos;
fuerte, lento. 

Tenemos el tiempo a nuestro favor, y juega con el viento para traerte aquí.
Hizo que resucitasen las palabras que dormían muertas
y alborotaron el lado izquierdo de mi pecho,
haciendo que gritase casi sin querer.
Pero suave.

Ya sé de qué color son tus ojos,
y habrá quien siga negando que tienen la suficiente fuerza como para despertar la magia. 
También sé el color de tu voz,
incluso en el matiz de un susurro y la textura de un suspiro;
y me propondría seguir continuando su trazo hasta hacerte despertar en un triunfo involuntario. 
Hasta que el mundo se pare,
y tenga que morderme los labios por no morderme el corazón.

Ya ves el tiempo que tardo en dejar de mirar otros ojos.
No son más de cuatro segundos por miedo a que descubran más de mí que lo que pretendo, así que puedes confiar cuando me confieso a las puertas de tu mirada.

Tenemos banda sonora para hacer lo que quieras. Cuando quieras.
Tenemos banda sonora para no hacer.








Norias, montañas rusas…
todo eso en lo que no queremos
que se conviertan nuestras vidas,
pero que nos encanta
subir a pasar un rato.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe las entradas en tu email